jueves, 26 de febrero de 2009

las barro y no se van






















Se unen y se desatan.
En las ventanas, entre las cerraduras, se esconden.
Son imperceptibles a la luz y al espanto.
Juegan debajo de la cama, se destejen.
Indescifrablemente encuentran tesoros ocultos
y se pierden entre las miles de pelusas
que abrigan su oscuridad tan mimada.

No hay comentarios: